La cultura Pitrén comienza cuando grupos prehispánicos llegaron a habitar la zona centro-sur de Chile aproximadamente 1.000 años atrás (350 d.C. a 1050 d.C.), desde el río Biobío hasta el lago Llanquihue, y desde la Isla Mocha hasta la provincia de Neuquén, en Argentina. Coincide con la zona geográfica que los mapuches califican como Wallmapu, su territorio ancestral. A este periodo se le denomina Alfarero Temprano. El nombre proviene del topónimo Pitrén, localidad cercana al lago Calafquén, lugar en el que se encontraron los primeros restos cerámicos. Dado que no existe registro de su lengua, se desconoce cómo se autodenominaban y si se trataba de un mismo grupo étnico o de distintos que compartían elementos culturales comunes.

Durante la década de 1960, excavaciones en el cerro Pitrén revelaron una cultura preincaica con un patrón funerario y un estilo alfarero muy particulares, siendo además los primeros horticultores que habitaron las regiones de La Araucanía y Los Ríos. En sus bellas vasijas predominó la alfarería monocroma en color café, la decoración modelada con rasgos antropomorfos y anfibiomorfos, y piezas con decoración en rojo y negro.

Las muestras se pueden ver y comprar en la Casona Cultural de Panguipulli y su Escuela de Oficios, que se encuentra abierta de lunes a sábado, de 10.00 a 18 horas y el acceso es gratuito.

En la Casona Cultural de Panguipulli, ubicada en la Ruta 203 No 1028, a un costado de la iglesia, donde se pueden ver exposiciones de la piezas de artesanía originales de la cultura pitrén y réplicas que realizan las alfareras de la zona en la Escuela de Oficios.

Atracciones Turísticas

Existen sitios arqueológicos del Complejo Cultural Pitrén en toda la comuna de Panguipulli, aunque uno de los puntos centrales es Cerro Pitrén y el sector de Pucura. Dada la riqueza histórica del primer lugar, la Municipalidad de Panguipulli está desarrollando un circuito turístico-patrimonial denominado “Ruta Pitrén-Cahuincul”, en el cual a través de un recorrido de 30 kilómetros se pueden apreciar distintos emprendimientos y puntos de observación hacia los Lagos Pullinque y Calafquén. En este último se encuentra el sitio arqueológico subacuático “Dos Canoas”, pero no es de acceso libre al público.
La riqueza de esta ruta patrimonial se encuentra en el relato local en torno a esta milenaria cultura y su legado en los pobladores de la zona. Se inicia en el sector de Cari Cui Cui, subiendo hacia Pitrén, pasando por Cahuincul y terminando en el camino que se une a la Ruta 201 (Panguipulli – Coñaripe).
En este lugar existe un emprendimiento familiar llamado “Foye Mapu” (www.foyemapu.cl), que consiste en una ruka con un fogón donde el visitante puede disfrutar de platos típicos de la gastronomía mapuche, y donde su dueña, Isabel Naguil, comparte con los visitantes y les relata historias tradicionales de su cultura. Además, hay oferta de hospedaje, paseos y tinajas con agua caliente y hierbas medicinales y atractivos culturales, comenzando en la comunidad Trailafquén donde Rosa Rain Canuipan trabaja con platería mapuche.
Para continuar el recorrido se debe subir el cerro Pitrén donde se pueden conocer emprendimientos asociados al agroturismo y adquirir verduras y hortalizas frescas de la zona. En este punto María Quintriqueo, quien forma parte de la Escuela de Oficios de la Casona Cultural de Panguipulli, vende réplicas de piezas de alfarería Pitrén. Posteriormente, llegando al sector de Cahuincul se puede conocer el trabajo en telar mapuche de María Secan, quien relata el proceso desde la esquila hasta el producto final.

Proyecto Científico

En 2016, 30 artesanas de las localidades Cerro Pitrén, Huerquehue y Panguipulli, unidas por el interés de este rescate patrimonial alfarero, se unieron y crearon la organización “Widülafken” o “Las Alfareras del Lago”, la cual tiene como objetivo rescatar el arte y tradiciones de la cultura pitrén para las futuras generaciones. Su trabajo fue presentado en la exposición “Peuman, sueños de Pitrén” y recorrió durante los años 2019 y 2020 diez espacios cultura- les de la Región de Los Ríos. Las piezas inspiradas en la cerámica pitrén obtuvieron el Sello de Excelencia a la Artesanía de Chile, un reconocimiento entregado por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.
Además, el área de Emprendimiento Cultural de la Corporación de Adelanto de Amigos de Panguipulli creó el programa Escuela de Oficios, con el objetivo de preservar y difundir el patrimonio cultural a través de la enseñanza de oficios que permitan a las artesanas generar ingresos a través de la comercialización de estos productos, la formalización de agrupaciones y capacitación para el emprendimiento. Es posible adquirir las cerámicas a través de la tienda virtual https://www.ecwid.com/store/store10002006. Por su parte, en el Museo de Arte Precolombino, ubicado en Bandera 361, en Santiago, hay una muestra con las cerámicas originales de la cultura Pitrén.

Menú